LA BLOGUENCICLOPEDIA DE LAS MEJORES FRASES DE LIBROS



martes

Tardes con Margueritte



Margueritte no se entera de nada, ha nacido en el lado bueno de los libros, lo que está escrito le parece evidente.


"Inevitablemente, eso me limita. A lo mejor por eso parezco muy directo, por hablar sin rodeos. Pero un gato es un gato, y un coño es un coño, ¿qué le voy a hacer si existen esas palabras? Las uso y punto. Tampoco es para rasgarse las vestiduras.

Pero también me acompleja. Y no tanto porque de quince palabras que digo, doce son vulgares, sino porque con quince no basta para contarlo todo"


Lo que me hace llegar a la conclusión de que con las personas sucede lo mismo: que seas inculto no quiere decir que no puedas cultivarte. Solo hace falta encontrar un buen agricultor. Si este no sabe o es torpe, te echa a perder.


Landremont…/es la clase de gente que, en tres frases, transforma el paraíso en un vertedero. No te baja la moral, te la entierra.


-          En realidad, no quiero un libro…quiero un libros para leer, eso es todo.
-          Muy bien, entiendo-me dijo…Y con una sonrisa de vendedora continuó- ¿De actualidad, ensayo o ficción?
-          No, solo un libro que cuente una historia, ¿se da cuenta?
-          Ficción pues. ¿De qué género?
-          Corto –dije.
-          ¿Relatos?
-          De noticias no. Historias inventadas.
-          ¿…?¿Una novela?
-          Eso es, una novela. Una  novela me servirá. Pero muy corta.
Se levanto y se dirigió hacia las estanterías repitiendo para ella:
-          Una novel muy corta…Una novela muy corta…
-          Y fácil si tiene.
Se detuvo diciendo: ¿Ah? Y continuó:
-          ¿Para un niño de qué edad?
Estaba empezando a tocarme las pelotas.
-          Es para mi abuela –le dije.
La señora se largó al tiempo que me decía: “regreso inmediatamente, aproveche para mirar, las novelas de adultos están ahí”
…/vi a un crío, miraba los títulos y comprobaba lo que había escrito detrás. Pensé: mira, no es tonto el niño, voy a leer lo que cuenta de la historia en la parte de atrás y eso me ayudará un poco”
No me ayudó nada.

         Os diré que es como para preguntarse si lo que pone en la parte de atrás de las novelas se escribe para despertar el interés realmente. Eu cualquier caso, seguro que no está pensado para personas como yo. Qué de palabras complicadas –“ineluctable, búsqueda fértil, admirable concisión, novela polifónica…”- y en ningún libro leí simplemente: una historia que trata de aventuras, o de amor, o de indios. Y punto final.
Yo me decía: “pobre cenutrio, si ni siquiera entiendes el resumen ¿qué quieres pillar del resto?”
Mi historia de amor con los libros siempre empieza mal.


Y por fin, un día, mientras cuentas palomas, conoces por casualidad a una abuela disponible y acabas con la peste, los jíbaros, el pobre señor Gary, que sigue llorando a su madre, y la niña de Venecia, que en realidad, vive en el océano. Por no hablar del diccionario que, pese a todo, es un libro que te engancha, teniendo en cuenta el tiempo que pierdes para encontrar cualquier cosa. Y poco a poco, ya no ves las cosas igual que antes. Dejas de follar y haces el amor, aguantas a tu madre y vas a la biblioteca.


Tardes con Margueritte. Marie-Sabine Roger.
4/5 

Cazadores de sombras


Y ella pensó involuntariamente: Recuerda. De haber sido la runa una palabra, habría sido esa, pero había más significado en ella que en cualquier palabra que pudises imaginar. Era el primer recuerdo qude una criatura de luz cayendo a través de los barrotes de la cuna, el aroma rememorado de la lluvia y las calles de una ciudad, el dolor de una pérdida no olvidada, el aguijonazo de una humillación recordada y el curel olvido de la vejez, cuando los recuerdos antiguos destacan con una precisión angustiosamente nítida y los incidentes más inmediatos se pierden sin posibilidad de recuperación.


 Si había una cosa que estaba aprendiendo de todo aquello, era lo fácil que resultaba perder lo que uno había creído tener para siempre.


- Eso no es cierto.-Clary estaba anonadada.
-  Lo es –Simon con la misma tranquilidad desconcertante.-tú nunca has parecido necesitar realmente a nadie, Clary. Siempre has sido tan…contenida. Todo lo que has necesitado han sido tus lápices y tus mundos imaginarios.

"Tantísimas veces he tenido que decir cosas seis, siete veces antes de que me respondieras, de tan lejos que estabas. Y entonces te volvías hacia mí y me dedicabas esa curiosa sonrisa tuya, y yo sabía que te habías olvidado completamente de mí y que acababas de acordarte…, pero nunca me enfadé contigo. La mitad de tu atención es mejor que toda la que cualquier otra persona".

miércoles

El orden alfabético



Parece mentira, pero las cosas estaban ligadas unas a otras por una relación de necesidad, de tal forma que la ausencia de lo mas inútil podía provocar una cadena de catástrofes.

"Ahora no tenía más remedio que admitir que todo el mundo era invisible respecto a alguien, quizás respecto a aquellas personas por las que más necesitaba el mundo ser mirado".



Juan José Millás. El orden Alfabético
Nota: 5/5 

martes

Extrañas apariencias

"El daño era mucho peor de lo que me había imaginado. Era como si me mirara en un espejo roto, solo que lo que estaba roto no era el espejo, sino yo".

Sé quien es este chico, sé lo que es, pero parecía y sonaba tan solo en aquel instante que no pude evitar compadecerle. Hasta los monstruos tienen cicatrices.

Ser consciente de mis movimientos, pero incapaz de verlos resultaba tan estimulante como aterrador. Imaginaba que me metía en otra dimensión, todo era completamente desconocido. Lo único que existía eran las aguas impenetrables y mi conciencia; lo único que podía salvarme o destruirme era mi propia imaginación.

Solo porque no te viera , no quiere decir que no existas –pensó- sólo porque esté oscuro, no quiere decir que estemos solos”

Sus palabras borraron mis heridas. Así es como me sentí cuando me dijo que me apoyaría. Curada. Completa.


Extrañas Apariencias. Daniel Waters.
5/5

miércoles

El alquimista impaciente



Y mientras la veía alejarse en aquella atmósfera ligeramente otoñal, me asaltó una nostalgia indefinida, como la que se siente por todo lo que uno ha deseado una y otra vez, sin llegar a poseerlo nunca. Por algún mecanismo perverso, eso es lo que termina añorándose, más que lo que de verdad se tuvo.



Eso pretendían los malos alquimistas. La verdadera trasmutación consistía en mejorar la naturaleza del propio alquimista, no de los metales. Los metales solo eran el instrumento. Por eso los que se impacientaban y se obsesionaban con el oro acababan consiguiendo el efecto inverso, empeoran ellos mismos. La trasmutación, pero al revés.



El Alquimista impaciente. Lorenzo Silva. 
 

jueves

Ana Bolena y la pastelera real



Ojalá fuera siempre así, todo el día, cada día: tener a Mark a mi lado, charlando y riendo. Toda esa gente que cree que la felicidad es algo, cuando en realidad no es más que esto.
                                                        

   Solo hay un soplo entre lo que estuvo a punto de pasar y lo que no pasó; y lo cruzamos antes de darnos cuenta siquiera de que estaba ahí. Lo salvamos sin mirar atrás. Quiero decirle a Mark: ¿te das cuenta?. Quiero celebrarlo. Quiero que lo celebremos.


Ana Bolena y la pastelera real

miércoles

Flanagan Flashback



    "- No le des más vueltas Flanagan. La vida no es como en los cuentos que nos contaban de pequeños. En la vida, los dragones se comen a la chica y, si hace falta, también al héroe que intenta rescatarla".
 

Así es la vida.

Una mezcla a menudo incomprensible de realidad y de ficción. De caminos inciertos que llegan donde tienen que llegar por atajos inesperados, y de caminos que parecen seguros y que conducen a abismos.





Flanagan Flashback. Andreu Martín y Jaume Ribera.
Nota: 4/5.

lunes

Lo que me queda por vivir


En realidad, no llegas a saber nunca si era un pillo consciente de su truco o no era un truco sino la actitud legítima de alguien que no quiere verse enredado en discusiones incomodas en las que se revelaran secretos que no quiere escuchar y prefiere manejarse en la alegre superficie de la vida. La astucia de alguien que no quiere verse afectado por lo que verdaderamente te estaba encogiendo el corazón.

El que envidia aumenta la fortuna del envidiado.

Caminar con un destino me levantó el ánimo, tener un objetivo aliviaba la melancolía inevitable de la fecha, no deambular sino ir en busca de una dirección, no andar como una mujer solitaria, sino como alguien con una tarea que cumplir.

"Esas palabras andarán flotando en nuestra memoria, pero ninguna se nos quedó en el corazón".

Hay razones que la memoria pierde.


El recuerdo todo lo literaturiza, lo sé, la nostalgia embellece lo perdido y crea símbolos donde no los hay, pero ese temor a la cursilería no debiera tampoco convertir en prosaico aquello que fue conmovedor.

Yo me quedé con la tranqulizadora sensación de haberle confesado quién era yo, como si la verdadera esencia de uno estuviera más en lo que nos resulta vergonzoso que en aquello que nos enorgullece.

Cómo se hace para pedir ayuda, para contarle a alguien que un desgarro interior no te deja dormir, cómo se llega a comprender que hay amores que han caducado, que prolongarlos es pudrirlos, cómo aprende uno a defenderse, a tener dignidad y no desear la compañía de quien sabes de antemano que te destruye, cómo distinguir entre amor y obsesión, por qué luchar por lo que ya no te pertenece, cómo se hace para estar triste sin humillarse, cómo aprender a comportarse correctamente, de tal manera que no tengas que pasar la vida rumiando errores que duelen más que por su gravedad por al cantidad de veces que los has repetido.


Elvida Lindo. Lo que me queda por vivir
Nota: 4/5

miércoles

El mundo

  - Es que mi casa es de mucho lujo.
Con frecuencia el enemigo de clase es tu compañero de pupitre. “mi casa es de mucho lujo” parecía una variante del “tú no eres interesante para mí” Si uno es capaz de imaginar a lo que se llamaba lujo en aquella época y en aquel suburbio, tampoco tendrá dificultades para hacerse cargo del estado alcanzado por mis heroicas botas, que morirían puestas, en acto de servicio, después de que se hubiera practicado sobre ellas una forma de encarnizamiento terapéutico que incluyó decenas de intervenciones quirúrgicas y varios trasplantes de órganos procedentes de otros zapatos muertos. Tengo desde aquella experiencia la convicción de que el calzado es, de todas las prendas de vestir, aquella que cuenta con una vida propia mas activa.
Mi casa es de mucho lujo. Yo no era uno de ellos. Yo no era de allí. Pero de dónde era.


"Llegué a pensar que su cabeza no era consciente de lo que hacían sus extremidades, lo que tampoco resultaba excepcional en un mundo tan compartimentado como el nuestro, un mundo en el que siempre había una vida oculta en el interior de la manifiesta. Comprendí oscuramente que la realidad estaba dividida en dos mitades (una de ellas invisible) que, pese a ser complementarias, estaban condenadas a no encontrarse."

El mundo. Juan José Millás.